lunes, mayo 29, 2006

La gran sentada del ciclismo

Cuando Luis Aragonés llegó al banquillo de la selección española propuso hacer una "gran sentada" de todos los estamentos del fútbol patrio para aclarar posturas, fijar objetivos y ponerse de acuerdo para remar en la misma dirección. Aunque esa gran reunión no se ha llegado a celebrar, no cabe duda de que la idea era y es buena, aunque prácticamente imposible de llevar a cabo porque las distintas partes sólo están dispuestas a marchar en el sentido de sus intereses.
En el mundo del ciclismo sería deseable algo parecido. En este mismo blog se dijo que este deporte en España quedó herido de muerte cuando se confirmó el positivo de Roberto Heras en la última edición de la Vuelta. Las detenciones de, entre otros, Manolo Saiz y Eufemiano Fuentes, envueltos en una redada antidopaje, han podido ser el tiro de gracia. Muchos han entendido ahora por qué la ONCE abandonó el ciclismo, aunque Saiz se encargó de pregonar a los cuatro vientos que las elecciones anticipadas en la Organización Nacional de Ciegos y el cambio de directiva que vino con los comicios fueron el detonante de la decisión. También se explica ahora los dolores de cabeza que dio encontrar un patrocinador para ese equipo. Y con lo que costó hallarlo, ahora se marcha en una decisión comprensible y adecuada.
Desde que estallara el escándalo en torno al antiguo equipo Festina, en las horas previas al inicio de un Tour de Francia, muchos han sido los episodios desagradables que han manchado cada vez más la imagen de un deporte apasionante y único como el ciclismo. Y lo peor es que se ha llevado alguna que otra vida, como la del llorado Marco Pantani. Y ha dejado noticias de encarcelamientos como el del lituano Raimundas Rumsas, podio en un Tour de Francia, que arrastraba un auténtico laboratorio ambulante de la mano de su esposa y su suegra. De esta última, los agentes que se encargaron de la operación dijeron que ella también podría haber hecho un puesto de honor en el Tour si hubiera empleado todo el arsenal farmacéutico que llevaba.
Aunque con todos estos escándalos este deporte se está muriendo y cada vez va a ser más difícil encontrar a alguien que ponga dinero, hay una llamada a la esperanza: comienzan a salir nombres que no son de ciclistas. Ese es el camino a seguir. Los deportistas tramposos deben ser castigados pero los casos de dopaje jamás desaparecerán si la Justicia no va tras los verdaderos responsables. Hay que acabar con los médicos milagro, con los Eufemiano, con los doctor Ferrari, con la suegra de Rumsas. Y también con los Manolo Saiz, aunque me cuesta escribirlo porque me produce mucha tristeza.
Además de la limpieza en el deporte, también hay que hacer un esfuerzo por proteger las vidas humanas. Porque las prácticas del dopaje son extremadamente peligrosas. La maniobra de las autotransfusiones pone los pelos de punta al más pintado.
No obstante, y aquí entra la cuestión de la gran sentada, también es necesario que el mundo del ciclismo, los estamentos vivos de este deporte, corredores, directores, organizadores, patrocinadores se pongan de acuerdo para determinar a dónde quieren llegar. Porque en el Giro de Italia que acaba de terminar con el triunfo de Ivan Basso, al que han intentado salpicar también con este escándalo, ha habido dos etapas consecutivas de montaña con una duración cercana o superior a 7 horas. Y eso es una clara invitación al dopaje. Particularmente, prefiero etapas más cortas, con menos puertos, pero que se disputen en buena lid, con corredores limpios, sanos. Porque ahora el ciclismo está herido de muerte. Pero el día que un corredor se quede en una autotransfusión ya no habrá vuelta atrás.
A finales de los 60, Tom Simpson falleció en plena ascensión al Mont Ventoux. La sombra del dopaje siempre ha revoloteado en torno a este fatídico suceso. Pero en plena sociedad de la información cada vez hay menos penumbras. Y si se producen casos como los de Pantani y nuestro "Chaba" Jiménez, pero sin extrañas y malas compañías de por medio, será difícil correr una cortina de humo. Y entonces lo lamentaremos todos porque tocará recoger el circo y guardarlo para siempre.

2 comentarios:

Ptintez Orienting dijo...

Me lo veia venir. Saiz y Eufemiano cabezas de turco. Libertad sin cargos ya!!!! Y fin de los controles antidopping!!!!

laaguja dijo...

@ ptintez orienting
En mi opinión les han hecho un favor. Si esperan a que entrara en vigor la nueva ley, a estos dos pájaros —que se enriquecen a costa de sufridos deportistas, porque les cobran por los servicios extras prestados— no les vemos el pelo hasta el 2020.