viernes, mayo 26, 2006

A propósito de Henry

En ocasiones, los aficionados al fútbol demuestran una infinita paciencia, sobre todo cuando llega el tan traído y llevado asunto de los fichajes. El nombre de Thierry Henry tenía todas las papeletas para ser el protagonista del culebrón veraniego de cada año pero el propio delantero francés se encargó de pinchar el globo con el anuncio de su permanencia en el Arsenal cuatro años más.
Hasta aquí, todo correcto. ¿A qué viene lo de la paciencia? Viene porque desde el invierno se venía diciendo que el fichaje de Henry por el Barcelona era un hecho. Se habló de la existencia de un precontrato, de acuerdos totales, incluso de compromisos con cláusula de penalización por incumplimiento. Y en todo esto, poca, muy poca verdad.
Los medios editados en Barcelona han seguido de cerca la historia pero los de Madrid no le han ido a la zaga, con un supuesto interés del Real Madrid en hacerse con los servicios de Henry. Se llegó a hablar de un intento a la desesperada de Fernando Martín, cuando aún aguantaba al frente del palco del Bernabéu, de atar al crack galo en tiempo récord para tratar de convencer a la junta directiva de que lo mejor era mantener el status quo y no convocar elecciones. Una vez defenestrado Martín, también se insistió desde los diarios deportivos editados en Madrid que el club de Chamartín estaba dispuesto a hacerse cargo de la penalización que supondría romper el compromiso de Henry con el Barcelona para así poderlo incorporar a sus filas.
Sin embargo, la decisión de Henry de ser fiel al club londinense lo ha descubierto todo. Es obvio que el compromiso con el Barcelona no existía ni tampoco la cláusula de compensación. Porque está claro que si Henry (o el Arsenal en nombre del futbolista) hubiera tenido que pagar una penalización para romper el supuesto acuerdo con el Barcelona, la información no habría tardado mucho en aparecer en la prensa, muy probablemente en la catalana, filtrada por el club culé, que haría ver así a sus aficionados que hizo lo imposible por fichar al delantero. José Luis Carazo, del Sport, no admitió en El Rondo de TVE haber contado a sus lectores varias milongas pero sí reconoció que, como mucho, Henry pudo firmar con el Barcelona un acuerdo de intenciones. Coincidiremos todos, o la mayoría, en que tener un compromiso que no obliga a nada y por cuya ruptura no hay que pagar nada, es, al modo castizo, como “el que tiene un tío en Alcalá, que ni tiene tío, ni tiene ná”.
Y como el mundo y el fútbol, el fútbol y el mundo están cada vez más globalizados, también hay versión de la historia a la inglesa. David Dein, vicepresidente del Arsenal, aseguró que “dos equipos españoles” habían ofrecido al Arsenal 73,5 millones de euros por Henry. Muy cuco él, Dein evitó dar nombres aunque dijo que no hacía falta “decir de cuáles se trata”.Desconozco si la afición del Arsenal pedirá explicaciones a sus responsables sobre por qué no se aceptó esta cantidad teniendo en cuenta de que los gunners están endeudados hasta las cejas por la construcción del Emirates Stadium, el campo que sustituye al mítico Highbury Park, con macroemisión de bonos por medio que pondría en peligro incluso la propiedad del club. También deberían explicar por qué en su día, y ya con deudas hasta el cuello, no aceptaron los cerca de 30 millones de euros que el Madrid les ofrecía por Patrick Vieira para un año después decir sí a su fichaje por la Juventus, que pagó 10 millones menos. Pero claro, para dar explicaciones todo esto tendría que ser real y eso sería mucho hablar. Lo dicho, paciencia de santos.

4 comentarios:

JR dijo...

Sinceramente creo que Henry era un regalo envenado, tanto para el Madrid como para el Barça. Me explico: En el Barça hubiera creado envidias, ya que si venia era cobrando mas pasta que ninguno, y eso a Ronaldinho, Etoo e incluso alguno más Pujol? Deco? No creo que les hiciera la más mínima gracia. En el Madrid es todavía más fácil, para que narices necesitamos una “estrella” más ¿Otro ego crecido, mas? Creo que la necesidad del Madrid pasa mas por un sencillo plan Renove y algunas piezas jóvenes y con ambición, a ser posible por el centro del campo (es mi opinión).
Si a todo esto le sumamos que Henry ya no es un pipiolo, que parece que el equipo tiene que jugar para él y que sus comentarios nunca han sido modestos, pues creo que lo mejor es no lo hallamos fichado (el Madrid digo). Sinceramente no me hubiera importado que se hubiera ido a Barça...a ver si pasaba como en aquel libro de Axterix “La Cizaña”.

Ptintez Orienting dijo...

Henry es una nena. Se queda ya fuera del Olimpo de gran jugador, en el que entran solo los jugadores que ganan la copa de Europa. El tio se lo pasa de coña en una liga poco exigente, en un equipo que juega para el. Pero el dia de Paris el que arraso fue Etoo, no Henry. Efectivamente, ha sido una pena que no fichara por el Barça. Si llega a venir al Madri monto en colera.

OBRADEK dijo...

Para jr, creo que la aportación de Henry tanto en el Real Madrid como en el Barcelona sería positiva porque se trata de un excelente futbolista, de los que nunca están de más ni suponen problemas. A Henry sólo le veo dos "peros". Uno, la edad; otro, que lleva demasiado tiempo en el Arsenal, que ha sido el equipo de su vida, de modo que un cambio de aires le podría sentar mal o bien podría traer consigo una costosa adaptación. Gracias por tu comentario.

OBRADEK dijo...

Para ptintez, no estoy de acuerdo con algunas de tus apreciaciones. No entiendo a lo que te refieres cuando dices que Henry es una "nena". Si es a una supuesta falta de carácter, no comparto esa opinión. La Liga inglesa es de las más exigentes de Europa y la prueba está en que ha habido dos finalistas ingleses en las competicions europeas de este año. El día de la final de París, Henry tuvo dos oportunidades claras para anotar y equilibrar el partido a favor de su equipo pero el hecho de que las fallara no debe empañar el gran partido que hizo. De hecho, poco antes de lograr el empate el Barça, Julio Salinas, que comentó el partido para TVE, vino a decir que el partido estaba bajo el control de Henry. Gracias por tu comentario.