viernes, septiembre 08, 2006

El infructuoso camino entre Larnaca y Belfast

Actualmente, Irlanda del Norte es la selección número 72 en el ranking de la FIFA. Por si les sirve de referencia, tiene justamente por delante a Burkina Faso y por detrás a Moldavia. Ciñéndonos al ámbito de la UEFA, ocupa los últimos puestos, tan sólo por delante de equipos como Malta, San Marino, Luxemburgo, Azerbayán, Armenia, Liechtenstein... Y eso que los números son generosos con los norirlandeses porque son aún peores de lo que indican las cifras. En fin, que la derrota de España el miércoles es grave, por si a alguien le quedaba alguna duda.
Desde que finalizó el partido, hemos escuchado y leído inevitables comparaciones con lo sucedido en Larnaca (Chipre) hace ocho años, cuando la selección sufrió otra de esas derrotas consideradas como "humillantes". Los paralelismos son evidentes. Entonces, como ahora, se venía de hacer un mal Mundial (eliminados en la primera fase en Francia 98); lo que debía ser el inicio de una nueva etapa, por lo tanto con ideas frescas y rostros diferentes, fue una continuación forzada y desastrosa. Clemente inició aquella fase de clasificación para la Eurocopa de 2000 como Luis ha hecho con ésta para la de 2008. El presidente de la Federación Española, Angel Villar, sin atisbo de reacción, hasta el punto de que prácticamente tuvo que ser la ministra del ramo, por entonces Esperanza Aguirre, quien forzara el despido de Clemente. Ahora también tenemos una ministra, Mercedes Cabrera, pero no sé si a estas alturas se habrá enterado aún de la derrota del miércoles.
Pero con todo esto, lo más grave no es el paralelismo ni tampoco la derrota frente a Irlanda del Norte. Lo peor es que entre el partido de Larnaca y el de Belfast han transcurrido ocho años. Y no hemos avanzado nada. Contumacia en el error se llama esa figura. El que viera lo de Chipre pensaría que se pondrían los medios para solventar la situación. Y a los ocho años se encuentra con lo mismo o parecido. Y entre medias, tres seleccionadores, infinidad de jugadores, partidos, clasificaciones, dos Mundiales y dos Eurocopas. Y seguimos sin pasar de cuartos. Y la selección sigue sin transmitir nada al público.
El miércoles me rondó la idea de que la selección ha tirado a la basura estos ocho años, que no han servido para nada porque hemos vuelto al punto de partida. La Federación es un ente inútil porque su máximo responsable está a otros asuntos, haciendo carrera para presidir la UEFA o la FIFA. Y es poco amigo de depurar responsabilidades porque tendría que empezar por él mismo, perpetuado en el poder.
Es obvia la incapacidad de Luis Aragonés para hacerse con el equipo. Le llegó un poco tarde un cargo que hubiera desempeñado mucho mejor hace unos años. Pero tampoco nos engañemos. Por unas cosas o por otras, los futbolistas siempre se escabullen de los palos... o tratan de hacerlo. Porque tienen una parte de responsabilidad muy grande. Y mientras, Luis no se irá sino que esperará a que le echen; y la Federación no le echará, esperará a que se vaya. El seleccionador calca las convocatorias, cada vez más. Son las consecuencias de trabajar en un lugar donde no se depuran responsabilidades.
Y a propósito de otra comparación, muy de moda en estos días. Me refiero a la del baloncesto. Profundizaremos más adelante en ella pero cabe recordar que la selección de basket sufrió dos humillantes derrotas en la primera mitad de los 90: la célebre frente a Angola en los Juegos de Barcelona y otra frente a China en el Mundial de Toronto. Pero entre ambas citas tan sólo hay dos años de diferencia (1992-1994). Y después han llegado dos platas y un bronce en Europeos y el oro del Mundial. Habrá que concluir que la ruta Barcelona-Toronto fue provechosa. Y si no cambian las cosas, habrá que preguntarse cuál será la próxima escala de la ruta Larnaca-Belfast. ¿Reikjavik? ¿La Valletta? ¿Astaná? ¿Vaduz? ¿Erevan?

2 comentarios:

laaguja dijo...

Dos apuntes, desde cómo yo entiendo este tema del deporte.

1) El/la ministro/a no está para pedir destituciones deportivas. No pretendo sacarle la cara a quien he criticado (de refilón, eso sí) hace poquito, pero entiendo que "ese" es parte del problema. La ministra a administrar, y la federación a federar.

2) Recuerdo que mi viejo amigo Clemente dijo tras su primer partido al frente de la selección algo así como que el que no meta la pierna conmigo no va a jugar. No he visto el partido, pero me temo que algo así tiene que haber pasado.

Al final, como Aragonés es muy buena gente, pues no va ha dejar de llamar a los muchachos con la que ya tiene amistad. Todos somos amigos, todos somos una piña, todos somos un equipo…

Pero ser los de siempre no es obligatoriamente ser un equipo; también se puede ser una banda.

Pepis dijo...

Voy a dejar un comentario. Bueno, no lo voy a dejar.

Si cometo una falta de Hortografía dimito.

Bueno, no dimito, que no soy esclavo de mis palabras y no va a volver a suZeder...

¿A que no comento? Pues ahora comento.

Esta mañana iba a dejar un comentario pero me voya a tomar tres o cuatro días a ver si lo dejo, aunque no me comprometo a que sea algo interesante, si creéis que alguien comenta mejor, que lo haga otro.

Eso sí, yo creo que comento, si es que en un par de días no he cambaido de opinión de nuevo y vuelvo a pensar como esta mañana.

Aunque por mí no comentaría.

¿ALGUNO DE VOSOTROS ME TOMA EN SERIO?

Pues eso