domingo, septiembre 03, 2006

Mirada de campeón

Al padre de José Vicente 'Pepu' Hernández, in memoriam

Muchos recordarán una escena de la tercera entrega de Rocky, cuando Apollo Creed le dice a Balboa que lo que le derrotó realmente no fueron sus golpes ni su juego de piernas, sino su mirada, "la mirada del tigre". El boxeo es un deporte de miradas pero también lo es el baloncesto. A fin de cuentas, son diez protagonistas en un espacio reducido, a veces demasiado. Y una mirada puede llegar a ser clave.
Tengo grabada la mirada de Pau Gasol en una noche de septiembre del pasado año. Entonces, ejercía de comentarista de TVE en el Eurobasket de Belgrado porque había renunciado a jugar con la selección, tras una dura temporada, lesiones incluidas, en Memphis. Aquel día, la Alemania de Nowitzki había apartado a España de la final, con una canasta imposible anotada precisamente por la estrella germana. La selección había hecho un campeonato notable, con paliza a Serbia en su propia casa y un triunfo épico frente a Croacia en cuartos de final. Junto al ex seleccionador Javier Imbroda y al compañero de TVE Pedro Barthe, Pau hacía balance del torneo, pero su mirada estaba perdida, no estaba realmente allí. Gasol sabía que su puesto no estaba en el pupitre de enviados especiales sino en la cancha, como bandera de una selección irrepetible que no podía pasar sin lograr algo grande. Definitivamente, pasaría de las presiones y defendería los colores de su selección, como había hecho hasta entonces.
Gasol y sus compañeros habían visto demasiadas miradas en sus sucesivas llamadas a la puerta de la gloria en las que no obtuvieron respuesta. Miradas de indignación en el Eurobasket de Turquía, cuando una pésima actuación arbitral para evitar que el anfitrión quedara eliminado a las primeras de cambio hizo que nos topáramos en semifinales contra una Yugoslavia en pleno apogeo de Bodiroga y Stojakovic. Miradas de incredulidad al año siguiente cuando, tras caer en cuartos del Mundobasket de Indianápolis, se cerró la participación en el Campeonato con una magnífica victoria frente a EEUU (con Paul Pierce, Reggie Miller, Elton Brand, Jason Williams, entre otros) que nos hizo pensar en que este grupo era capaz de todo. Miradas de abatimiento en 2003, cuando un sobresaliente Europeo en Suecia, con triunfo agónico frente a Italia en semifinales, se culminó con una apabullante derrota ante la Lituania de Macijauskas (no erró ni un tiro libre en todo el campeonato) y Jasikevicius. En fin, miradas de lo-veo-y-no-lo-creo cuando España tuvo que enfrentarse a EEUU en cuartos de final de los JJOO de Atenas después de una inmaculada primera fase y después de ver como otra fracasada versión del 'Dream Team' hacía su único partido destacable contra la roja.
Pau sabía que tenía que estar con ellos pero sólo para que el equipo fuera más grande. "España es un equipo, no sólo es Pau". Lo dijo el sábado una voz nada sospechosa, la de la madre de los Gasol, ex jugadora amateur para más señas. Antes, habíamos visto la mirada llorosa de Pau al lesionarse en el partido contra Argentina. La de hoy era diferente. La de hoy decía: "la decisión que tomé en aquella cancha semivacía de Serbia hace un año ha merecido la pena". De qué manera.
Y Pepu. La mirada de Pepu sí que era misteriosa al inicio del choque. Parecía hasta demasiado responsabilizado. Casi nadie sabía lo que le acababa de suceder. En Pepu vimos la mirada de alguien que se encuentra con que el mejor día de su vida coincide con el peor. Una paradoja fatal, que supieron captar las imágenes de TV: Pepu en el podio, medalla de oro al cuello, mirada perdida en el horizonte, con dos lágrimas pugnando por salir de sus ojos y la mano en un corazón que latía por dos...
Tras la espera, al fin vimos la mirada de campeón. Porque el que llama a la puerta de la gloria una y otra vez acaba siendo atendido. Y la Historia le debía algo a este grupo fantástico de jugadores que, además de madurar, encontró quizá la pieza que faltaba: Pepu. En el fondo, la mitad del equipo fue campeón del mundo junior en Lisboa, dirigidos entonces por Charly Sáinz de Aja, un entrenador del corte de Pepu. Ahora todo encaja. Y siempre la mirada de campeón.

21 comentarios:

miguel g. dijo...

Gran artículo.

pululante dijo...

Sí señor

laaguja dijo...

Esa mirada del tigre que después de esta buena película ha empezado a conocerse como killer instinct, modismo que aquí nos cuesta traducir y hasta usar.

Quizá en otros ámbitos deportivos sobran millones y endiosamiento y faltan capacidad y modestia para lograr la gesta.

Pero dejemos las comparaciones porque esta es la semana —lamentablemente— del baloncesto.

(Lamentablemente por eso, porque no será más que una semana y poco más).

JR dijo...

Fantatisco, amen a todo lo dicho.

Pepis dijo...

Obradek destapando el tarro de las esencias, sí señor.

Ayer tuve la carne de gallina y desde el inicio del tercer cuarto y casi lloro.

Qué deporte más cojonudo, qué gusto de selección.

will dijo...

No se puede comparar la dificultad de ganar un Mundial de fútbol con uno de baloncesto. Podías mencionar cuantos jugadores han renunciado a jugar el Mundial y cuanto han venido por obligación y sin ganas de competir, lo cual facilita bastante el trabajo. También podías comparar en cuantos paises el fútbol es el deporte más importante y en cuantos el baloncesto para ver quien tiene más competencia a la hora de ganar un Mundial.

Pepis dijo...

Will, la dificultad "pura" es la misma.

Tú mismo introduces elementos como la motivación, la competitividad y el compromiso de los jugadores que no dependen de que sea baloncesto o fútbol. No es que sin ellos sea más meritorio ganar un campeonato, es que sin ellos es imposible, ya sea de fútbol, de baloncesto, de balonmano...

No se puede restar méritos al Mundial de Baloncesto y además el hecho de que no sea el deporte mayoritario no hace sino aumentar esos méritos.

Es además un triunfo de equipo, que debe dar que pensar en por qué los clubs españoles parecen tener problemas para completar la cuota nacional.

will dijo...

El nivel de baloncesto español sólo es un poco mejor que hace 10 años. Hemos ganado porque los grandes dominadores de este deporte han desaparecido: Yugoslavia, la URSS y EEUU, que continua pero con menos motivación que entonces. Ahora todo el mundo crítica al fútbol, que si ningún jugador español ha ganado el balón de oro, que si tenemos cuatro jugadores en la NBA, todo bastante injusto. Si hubiera balón de oro en baloncesto ningún jugador español estaría ni cerca de ganarlo, y si el mundial de baloncesto fuera realmente la competición más importante de este deporte como lo es en fútbol, y todos viniesen con los mejores, España no pasaría de cuartos.

Pepis dijo...

Yo sí creo que el nivel de España es bastante superior al de hace unos años (los Golden boys no han tenido "Angolazos", y si EEUU ha bajado es una circunstancia más. Quizá es más comprable el argumento de URSS y de Yugoslavia, que eran parte de la "Jet set" del Baloncesto. Pero a cambio hay mucha más clase media/alta y alta, a mi juicio. La champions de fútbol no sabe peor ni mucho menos por ser liga y ser más abierta :)

Sobre si el mundial es lo importante o no... Espero que las próximas olimpiadas también hagamos oro y así sea cual sea la competición mundial por selecciones más importante y motivadora, la tendremos.

Si para entonces el Madrid ha levantado cabeza y Garbajosa es merengue (que ni de blas) poco más podría pedir.

Saludos

Saludetes

Anónimo dijo...

La selección de fútbol ha ganado medallas en las olimpiadas.

laaguja dijo...

Que yo recuerde solamente España ha sido campeona olímpica futbolística en Barcelona 1992. Y en Sydney 2000 plata, perdiendo a penaltis ante Camerún, tremenda potencia mundial del fútbol.

Nuestros millonarios sub-22 no pudieron con los morenos africanos porque como no se sabe la fecha de nacimiento de éstos no es posible determinar su edad, y alguno se coló que tenía más años. Esta fue la disculpa "oficial" que se dio.

No es de extrañar que la FIFA esté aguardando a ver si es verdad que les sacan del programa olímpico por no cumplir las normativas AMA. Los JJ.OO. vienen a coincidir con los torneos continentales de selecciones. El compromiso del fútbol con el deporte también deja mucho que desear.

(Hay otra medalla olímpica de plata más, pero le dejo al anónimo de arriba que adivine la fecha).

La selección de baloncesto ha sido plata en Los Ángeles 1984.

La diferencia es que en el progrma olímpico el baloncesto alinea a todas las estrellas y el fútbol solamente a los sub-22.

Pero encuentro algo anodido que se esté elucubrando sobre si es mejor el combinado de fútbol o el baloncesto. ¡Qué país éste!

OBRADEK dijo...

Bueno, estoy emocionado, no sólo con la selección de baloncesto sino por las reacciones levantadas por el post. Muchísimas gracias a todos; trataré ahora de entrar en el debate creado y responder a todo el mundo.
Para miguel g. y pululante, gracias por los halagos, sin duda inmerecidos. Para la aguja y su primer comentario, creo que entre todos hemos de conseguir que esta no sea la semana del baloncesto, sino sólo una más del baloncesto. Esto no puede caer en el olvido, aunque sigamos hablando de fútbol. Por lo demás, de acuerdo en tus apreciaciones. En el siguiente comentario, abordo el debate fútbol vs baloncesto. Gracias a todos de nuevo.

OBRADEK dijo...

Para Will, me parece que no se pretende comparar el baloncesto con el fútbol. Cada uno tiene sus peculiaridades. Particularmente opino que la afición no le pide a la selección de fútbol que gane un Mundial como la de baloncesto. Es más, a la de baloncesto tampoco le pedía que ganara un Mundial. Pero el equipo de la generación de Lisboa lleva años encandilando a los seguidores, y el oro se ha resistido porque es muy difícil. Pero lo que le encanta a la gente es la entrega, el compromiso y la sensación de equipo que dan. Y eso es lo que sí piden. Luego, como se menciona en el post, los triunfos tardan en llegar. Pero mientras los del basket sí ofrecen ese valor añadido comentado, los del fútbol transmiten esas sensaciones y encima no llegan tan lejos.
Pienso que ganar un Mundial es difícil en todos los deportes, independientemente de su aceptación en los diferentes países. Cuando se ganaron los mundiales de balonmano, hockey patines, waterpolo, etc, no nos pusimos a ver si estos deportes eran minoritarios o no.
En cuanto a las presencias o ausencias, en los Mundiales de fútbol también faltan estrellas. A este Mundial de basket, cada equipo se presentaba con sus NBA de turno. ¿Que la mayoría de los serbios que juegan en la NBA no fueron? Tampoco me extraña. Acabaron a bofetones entre ellos (y no es una frase hecha) el Eurobasket del año pasado, que además jugaban en casa. Para esos menesteres, Stojakovic y compañía prefieren ver los toros desde la barrera. Gracias por el comentario.

OBRADEK dijo...

Para Pepis, parece que el triunfo en el Mundial de basket ha difuminado el argumento, falaz per se, de que España no triunfaba en deportes de equipo. Una débil excusa de la que se ha servido el fútbol para ocultar sus fracasos porque antes del baloncesto fueron balonmano, hockey, fútbol-sala, waterpolo, etc.

OBRADEK dijo...

Para Will, allá van los 12 de España de hace diez años, más o menos; los que jugaron el Mundial de Toronto 1994 (de infausto recuerdo): Villacampa, Rafa Jofresa, Laso, Orenga, Andrés Jiménez, Antúnez, Quique Andreu, Herreros, Cargol, Ferrán Martínez, Vecina y Epi. Al margen de consideraciones como que nos eliminó China, mucho antes de Yao Ming, por supuesto, ¿de verdad crees que entre ese equipo y el de ahora hay pocas diferencias? Yo diría que son prácticamente abismales.
La influencia de los cambios geopolíticos. Es cierto que han desaparecido las dominadoras Yugoslavia y URSS. Pero no es menos cierto que se han disgregado en selecciones que, si bien son más débiles individualmente, también dan mucha guerra. Eslovenia y Croacia surtían de muchos efectivos a la gran Yugoslavia. En el caso de la URSS, han aparecidos dos equipazos como Rusia y Lituania. Qué decir de los lituanos y su aportación a la gran URSS. Sabonis, Marcioulenis, Homicius, Kurtinaitis, Iovaisha. EEUU, de un tiempo a esta parte, viene con los NBA, lo que antes no ocurría. Y los NBA sin motivación son, de lejos, mejores que los voluntariosos universitarios de hace tiempo.
Si hubiera balón de oro en baloncesto y funcionara igual que actualmente en futbol (es decir, para jugadores de cualquier nacionalidad que actúen en Europa) diría que jugadores como Navarro y Garbajosa estarían muy próximos a ganarlo.
Ah, para los que critican que ningún futbolista español ha ganado el balón de oro, que no se olviden de Alfredo di Stefano y Luis Suárez.
En baloncesto, los JJOO tienen más prestigio que en fútbol. En eso estamos de acuerdo. Pero te recuerdo que en los JJOO también hay ausencias, tampoco están las históricas Yugoslavia y URSS, etc. Muchas gracias por tus comentarios.

will dijo...

@laguaja

Le restas valor a las medallas que ha ganado el fútbol en las olimpiadas porque no están todas las estrellas, cuando en el mundial de baloncesto ha ocurrido algo parecido.

Ahora también dirás que la FIBA o la NBA son más exigentes que la FIFA en los controles antidoping.

laaguja dijo...

@ will
Creo que has leído mi último comentario con algún tipo de prejuicio. No resto valor a una medalla olímpica; únicamente, ironizo sobre la derrota en la final ante Camerún.

Has sido tú (en el sexto comentario) quien ha dicho que en el mundial de baloncesto faltaban jugadores importantes. Y después ha sido un anónimo el que ha hablado de las medallas olímpicas del fútbol. Lo único que he pretendido es explicar que en el fútbol olímpico tampoco están los mejores.

Después digo (al hilo de otra discusión que está en el aire) que a la FIFA le puede interesar que la saquen del programa olímpico. Pero eso queda en el campo de la política deportiva de cada federación internacional y sus relaciones con el COI.

La relación NBA y COI es prácticamente inexistente. En la relación FIBA y NBA me temo que la segunda puede ejercer de mecenas de la primera (ocurre algo parecido con otras ligas profesionales USA y la respectiva federación internacional).

En la relación FIBA y COI lo único que puedo decir es que no tengo noticia de que la AMA (bajo los auspicios del COI) haya apercibido públicamente a la FIBA, lo que sí ha hecho con la FIFA.

Agradecería que no se pensara por mí, y que se me dejara expresar mis propias ideas.

Por cierto, y ya que nadie se ha lanzado al ruedo, la otra medalla de plata se logró en Amberes 1920.

laaguja dijo...

Con el permiso de Obradek, por si alguien quiere conocer la composición de aquella selección que obtuvo la plata cuando en realidad jugaba para el bronce (3-1 ante Holanda):

ZAMORA MARTINEZ, Ricardo
VALLANA JEANGUENAT, Pedro
ARRATE, Mariano
ARTOLA, Juan
SANCHO, Agustin
EQUIAZABAL, Ramon
PAGAZAURTUNDUO, Francisco
SESUMAGA, Félix
ARABOLAZA, Patricio
MORENO, Rafael
ACEDO, Domingo
BELAUTEGUIGOITIA LANDALUCE, Jose
SAMITIER VILALTA, José
OTERO, Luis
VAZQUEZ, Joaquin
BILBAO, Sabino
GIL, Ramon Moncho
IZAGUIRRE, Silverio

Fuente: Comité Olímpico Internacional

OBRADEK dijo...

Bueno, creo que el torneo olímpico de fútbol no es la competición más prestigiosa (el único del programa que tiene límite de edad). Supongo que a la FIFA no le interesa competencia para su Copa del Mundo.
En cuanto a la intervención de la NBA en el torneo olímpico, en fin, creo que todos sabemos o intuimos qué se ofreció a cambio: ni un control antidopaje, permisividad arbitral para según qué cosas. Por desgracia, lo padecimos en Atenas.

OBRADEK dijo...

Amigo aguja, mil gracias por traer a este tu foro un tesoro tan preciado como esa lista de valientes. Esta selección fue mítica y será recordada sin afectarle el paso del tiempo. Es el famoso equipo donde Belauste (Jose BELAUSTEGUIGOITIA), con la cabeza partida y sujeta con una venda, pidió el balón a un compañero con un grito que se convirtió en símbolo de la furia: "¡¡Sabino, a mí que los arrollo!!". En los JJOO de Amberes 20 se confirmó que el fútbol había empezado a calar en España. Tras una fantástica década, la selección derivó en ese maravilloso equipo que debutó en un Mundial en Italia 34, con un excelente papel. Un equipo que quedó destrozado, como tantas cosas, por la maldita guerra. Gracias por traer esos recuerdos.

Pepis dijo...

JOpé qué preparados estáis... Yo no comento más :)

Obradek, Aguja... ¡no sabía que érais tan viejos! ;-P