sábado, septiembre 02, 2006

¿Para qué queremos 38 jornadas?

Cuando acabamos de estrenar el mes de septiembre y sólo llevamos una jornada del Campeonato de Liga hemos podido ver y leer en la prensa unos cuantos análisis de la competición. Tal como suena. Ya sabemos que el Barcelona no lo tendrá tan fácil este año y que no brillará tanto, que esta es la temporada del Atlético de Madrid, que el Real Madrid saldrá cada partido abroncado por su público, que el Sevilla se cargará todo lo que se le ponga delante... Por eso, me surge la pregunta que aparece en el titular del post. Parece como si sobraran las 37 jornadas restantes, ya todo lo hemos visto en la primera.
Menos mal que no hace falta hacer esfuerzos memorísticos sobrehumanos para recordar como el pasado Campeonato de Liga moría y cobraba vida en cuestión de semanas... cuando acababa de comenzar la segunda vuelta. El lunes posterior a una victoria del Barça (acompañada normalmente de un tropezón del Real Madrid o del Valencia) la prensa sentenciaba: "la Liga se ha terminado". A la siguiente semana, el Barça pinchaba y se titulaba con desbordada euforia tipográfica: "¡Hay Liga!". Claro. ¿Cómo no va a haber Liga en febrero?
Para aquellos que anden un poco flacos de memoria, no hace falta irse tan lejos. Esta misma pretemporada se vaticinó que el Barcelona arrasaría de nuevo después de ganar la Supercopa al Español y golear en el Trofeo Gamper a un Bayern de Munich que, con la Bundesliga empezada, vino a dejar visto para sentencia el fichaje de Van Bommel. Parecen argumentos poco sólidos. Después llegaron la derrota frente al Sevilla en Mónaco y un sufrido triunfo a domicilio frente al Celta para abrir la Liga. Y el Barça suscita dudas. Nuevamente, fundamentos en precario equilibrio. Por poner otro ejemplo, el Atlético pasó de "tener muy buena pinta" por golear al Shangai Shinbum (o algo así) a "demostrar que aún tiene que trabajar mucho" tras sus malos resultados en la pretemporada en España. La victoria de la clarividente primera jornada en Santander le devuelve a la situación original.
No termino de entender la obsesión por jugar a adivino. Se podría pensar que se trata de sembrar para, en el futuro, decir aquello de "ya lo decía yo". Pero esta opción está descartada porque algunos no lo necesitan. Suceda lo que suceda, todo habrá acontecido "como dijimos en su momento". O si no, ¿se han fijado en la cantidad de gente que ha aparecido ahora diciendo que la gestión de Florentino Pérez al frente del Madrid nunca fue de su agrado? En la primera época de Pérez en palco merengue apenas se oyeron voces contra él. En Madrid, quizá sólo José María García y por una cuestión más personal que de otra índole. García insistió en que Pérez pidió su cabeza al presidente de Telefónica. Y en Barcelona se cebaron en el llamado "pelotazo" de la Ciudad Deportiva y en tratar de resucitar la rancia figura del Real Madrid como "equipo del Gobierno". Pero la gestión de Pérez era aplaudida para escarnio del entonces presidente azulgrana Joan Gaspart. Ahora, una vez Florentino derrocado, aparecen como duendecillos aquéllos que ya lo avisaron en su momento, aunque nadie les escuchó entonces. Aún no había creado este blog. Podría sumarme al "comité de sabios" sin temor a ser delatado. Pero mentiría. Como la mayoría, me vi embelesado por el proyecto de Florentino y los resultados que generó en sus primeros años de mandato. Me lo tragué todo. Insisto, como la mayoría.
Por eso, no hay problema en lanzar las campanas al vuelo en la primera jornada. Si el Barça termina la temporada arrasando, "ya lo dijimos a principios de temporada". Si el Atlético vuelve a quedarse sin competición europea, "no ha ocurrido nada que no se viera venir al comienzo de la Liga". Si Fabio Capello sale a hombros del Bernabéu, "estaba cantado". Y esto es demasiado largo como para sacar conclusiones en la primera jornada, conclusiones que lo único que sirven es para que la afición se sienta engañada. Sugiero relajarse, acomodarse y disfrutar, que todavía quedan 37 jornadas. Y que nadie se preocupe, que una vez que hayan transcurrido habrá conclusiones de todos los colores. Y palos, mucho palos.

2 comentarios:

laaguja dijo...

¿Y para qué queremos 37 jornadas más? ¿No sería suficiente con, por ejemplo, 29 jornadas más?

¿No sería tan o más emocionante?

Este año no hay torneo continental ni intercontinental. El año que viene sí.

¿El comité que aprobó el calendario el año pasado aún sigue compuesto por los mismos botarates?

Yo también quiero jugar a adivino. Me da en la bola (la de cristal) que tanta emoción y tan seguida puede acabar aburriendo. Ahí está el dato que leí no sé dónde el otro día. La Liga había perdido dos millones de telespectadores (¿o era de espectadores?).

OBRADEK dijo...

Estoy completamente de acuerdo en lo de la reducción de clubes en Primera División y me temo que la UEFA también. Y digo lo de "me temo" porque la confederación ya ha emitido unas cuantas recomendaciones de reducir el número de equipos. Quizá lo próximo puede ser una orden. En este caso, la UEFA no ve con malos ojos reducir el número de partidos porque en las ligas nacionales no "trinca" de los derechos televisivos. En cambio, sí lo hace en las competiciones europeas que organiza, de ahí que cada vez participen más equipos.
Me temo que el calendario ha sido elaborado por los mismos genios aunque, en efecto, este año hay menos prisas. No obstante, recordad que hay Mundialito de Clubes, que afectará al calendario del F.C.Barcelona. Ya hemos tenido un verano de risa con las fechas de la Supercopa (que sigue siendo a doble partido, contra toda lógica) y en medio un partido amistoso de la selección.
También estoy de acuerdo en que tanta emoción puede llegar a abrumar... Gracias por el comentario, como siempre atinado.