sábado, agosto 25, 2007

Ahora que empieza la Liga...

Me surgen dudas, muchas dudas. ¡Como para que no sea así! Por delante, 38 jornadas y nueve largos meses de competición. A la vista de lo visto en pretemporada, parece que los interrogantes sólo los generan unos cuantos. Pero la curiosidad de los aficionados no conoce límites y si alguno conoce la respuesta a alguna de estas preguntas estaría muy bien que aportase su granito de arena.
Por ejemplo, me gustaría saber cómo va a ser el banquillo del Fútbol Club Barcelona este año. O dicho de otra forma, si Frank Rijkaard va a alinear juntos a los llamados "cuatro fantásticos", a saber, Eto'o, Henry, Ronaldinho y Messi. A veces, las papeletas de los entrenadores son de nota porque me da la impresión de que haga lo que haga el técnico holandés va a estar en la picota.
Otra interrogante la genera el Atlético de Madrid, el primero en algunos años sin Fernando Torres, como recuerda la prensa en estos días. Habrá que ver cómo se desenvuelve el club colchonero sin el viejo recurso de volverse hacia la figura de su delantero centro cada vez que las cosas no van según lo previsto. Cumpliendo la tradición, el Atlético ha completado una buena pretemporada y ha generado ilusión.
Por ser original, la mayor duda que me produce el Real Madrid es qué hubiera sido de este equipo si Fabio Capello hubiera podido trabajar un año con él. Mi impresión es que después de todo lo sucedido la temporada pasada, el italiano hubiera sido capaz de fortalecer aún más al once blanco y, además, hacerle jugar mejor al fútbol. Ahora, todos los comentarios (negativos) que ha suscitado el Madrid se resumen en que el equipo vuelve una vez (cuántas van) a partir de cero y, por lo tanto, su rendimiento es una incógnita.
Por difícil que parezca, el Sevilla también sugiere interrogantes. Sin ir más lejos, cómo será capaz de compatibilizar Liga y Champions, sobre todo teniendo en cuenta que los rivales ya van a encarar al club hispalense de otra forma; sin duda, supondrá un plus ponerle las cosas complicadas e incluso hacer pinchar a un equipo que "sólo sabe ganar", como dijo su presidente, José María del Nido (ojo a estos detalles, suelen pasar factura). O cómo gestionará circunstancias como los cantos de sirena hacia el míster, Juande Ramos, que llegan desde Inglaterra, el enfado de Dani Alves por no haber sido traspasado o las tribulaciones de futbolistas mediocres (que alguno también tiene el Sevilla), que ven lo complicado que van a tener jugar debido a su discutible calidad.
Y, en fin, aparte de las opciones de Valencia, Zaragoza y Villarreal, la clásica revelación del campeonato (imposible de prever) y demás, también habrá que pararse a pensar cómo será la temporada desde el punto de vista arbitrall porque, en esta cuestión, la pretemporada también ha dejado muchas dudas.