domingo, diciembre 04, 2005

Un 3 de diciembre hace 16 años

Desde hace tiempo, el comienzo del mes de diciembre me trae recuerdos de una tarde que nunca debió haber existido. Atónito escuché por la radio que Fernando Martín había tenido un accidente de tráfico muy grave mientras se dirigía al Palacio de los Deportes para ver un partido del Real Madrid, que no podía jugar por estar lesionado. Moría minutos después.
Fernando Martín vivió siempre muy deprisa, como aquel Lancia en el que encontró el final. Fue el primer español en ir a la NBA, quizá demasiado pronto, cuando aún había mucha distancia entre la Liga Profesional y el baloncesto FIBA. Un año antes, los New Jersey Nets le habian elegido en el draft y jugó con ellos los partidos de verano. En el primero le partieron el labio en la lucha por un rebote. Cuando después del Mundial de España fichó por los Portland Trail Blazers un compañero con el que se debía disputar los pocos minutos de los que disfrutaría, al menos al principio, le rompió la nariz, de forma fortuita, aunque cuentan los entendidos que en la NBA hay demasiados sucesos "fortuitos" como éste. Por un puesto, por un minuto en cancha, por una mirada de un entrenador.
Martín era duro, introvertido y serio. El único capaz de aguantar todo eso. Volvió a Madrid a cerrar el ciclo, logró compartir vestuario con Drazen Petrovic, que tantas noches europeas le había amargado. Un año antes del accidente, su equipo había conquistado la Recopa frente al Snaidero de Caserta de Oscar Schmidt, tras una prórroga, tras ¡64! puntos de Petrovic. Fernando ya no era la pieza angular del equipo pero le daba empaque.
Aquella fatídica tarde, el Real Madrid se medía al CAI Zaragoza. Ninguno de los dos pasaba por su mejor momento. Los maños acaban de fichar al ruso Belosteny, al borde de su retirada. Al enterarse de la noticia se quedó conmocionado (tantas veces se habían enfrentado con la selección de la Unión Soviética y con el CSKA) y sólo pudo decir: "igual que Goborov". Se refería a un emergente jugador ruso que llegó a militar en la selección soviética y que también encontró la muerte en la carretera.
De aquel 3 de diciembre siempre quedará en la memoria una imagen: fotos de Fernando Martín tiradas en el asfalto, manchadas con la sangre del ídolo. Se encontraron al lado del lugar del accidente, entre los restos del coche. Siempre las llevaba encima, para firmarlas y repartirlas entre los aficionados cuando le requerían un autógrafo. Siempre me pareció que las últimas las firmó con su propia sangre y por desgracia las dejó para la posteridad más amarga.

8 comentarios:

pululante dijo...

Un grande del baloncesto. Qué tiempos aquellos: Martín, Epi, Petrovic, Schmidt... ¿Qué le ha pasado al baloncesto? Parece que ya no haya talento, sólo músculo.

Pepis dijo...

No sé si se ha perdido talento y se ha ganado músculo, pero desde luego lo que sí se ha perdido es identidad, capacidad de dar a la afición algo que les identifique con el equipo.

El Madrid actual ha recuperado terreno competitivo pero tras la marcha de Herreros, falta peso específico "nacional" y con personalidad, que sepa que se está poniendo la camiseta que llevaron Corbalán, Biriukov, Llorente, Martín...

Es verdad que ahora hay más extranjeros, pero en fútbol se ha dado el mismo fenomeno y aún así hay unos Raúl, Iker o Guti...

OBRADEK dijo...

En mi opinión, el baloncesto europeo ha ganado en músculo en su obsesión por aproximarse al modelo de la NBA y, en cierto modo, lo ha logrado porque la distancia entre ambos es cada vez menor y los europeos no sólo llegan con más facilidad a la Liga Profesional sino que son capaces de ser los referentes de sus equipos y disfrutar de muchos minutos.
Ahora bien, el debate es si la igualdad se ha establecido por la evolución del baloncesto FIBA, por la regresión de la NBA o por una mezcla de ambos factores (opción por la que apuesto).
También creo que ahora se apuesta más por un bloque sólido, con un banquillo profundo, que con jugadores como los que se han mencionado, que apenas se sentaban en el banquillo. En eso también hemos "copiado" a la NBA porque cada vez hay más partidos oficiales. Los sistemas de competición de la Euroliga y de la Copa ULEB son demenciales.

OBRADEK dijo...

Para Pepis, suena a tópico pero lo que comentas es producto de la "globalización". En baloncesto, al contario que en el fútbol, cada vez hay menos límites a la contratación de extranjeros y es complicada esa identificación de la que hablas. No obstante, los equipos españoles, salvo excepciones, sí cuentan todavía con algunos jugadores para hacer ese papel. Por ejemplo, en el Real Madrid, Felipe Reyes puede coger el relevo de Herreros. En el Barça están Juan Carlos Navarro y Rodrigo de la Fuente; en Unicaja, Carlos Cabezas y Garbajosa. Gracias por vuestros comentarios.

Ptintez Orienting dijo...

A mi lo que me jode es que solo palman los del Madri. Petrovic, Martin, Juanito, Pinedo, Jaquotot, Molina... hasta Mendoza se fue demasiado pronto. No hay derecho que palmara Martin, pero Y Juanito? Hay derecho a que se matara Juanito?

OBRADEK dijo...

A raiz de la muerte de Fernando Martín, la sección de baloncesto del Madrid se vio envuelta en una especie de maleficio vital. A todos los que has mencionado habría que añadir al hijo de Rafa Rullán, que murió con apenas 14-15 años, en pleno partido de baloncesto, víctima de una extraña afección coronaria. También fue por aquella época.
A Juanito también se lo llevó la maldita carretera, como a Martín, como a Petrovic, como a Alberto Fernández, como a Mariano Rojas, como a Guruceta, como al primer hijo de Chendo... Aprovechando el momento y dado que vienen días de fiesta, por favor, cuidado con el volante. Precisamente por eso, porque no hay derecho. Y lo digo porque, viendo el estado del coche, todavía no sé cómo sigue vivo Yago Lamela.

Ptintez Orienting dijo...

Yago Lamela es carne de cañon. Es un tio que le deben quedar dias en la alta competicion y que va a ser otro caso Julio Alberto, fijo. O al menos, apunta maneras

laaguja dijo...

Con permiso; también murió en la carretera Jose María Martín "Búfalo", un preparador de boxeo español que estuvo en las veladas más grandes de los USA, y fue el protagonista en la noche que Julio César Chávez alcanzó la categoría de mito, noqueando a dos segundos del final a Meldrick Taylor cuando tenía el combate totalmente perdido.
"Búfalo", otro español en el deporte USA y que murió cuando volvió para trabajar en España en lo que mejor sabía hacer.
¡¡Puta carretera!! (con perdón...)