sábado, enero 14, 2006

¿Copa o Cup?

Hace ya unos años que en España se cambió el sistema de la Copa del Rey para tratar de dar un toque de atractivo a la competición e impedir que ésta fuera una carga económica para los clubes más modestos. Pero como es habitual en nuestro fútbol desde hace demasiado tiempo (por esto sí hay que levantar la voz y no por absurdas teorías de la conspiración) la reforma se quedó en las medias tintas por las presiones de unos y la desunión de los otros. El caso es que el modelo quedó como un híbrido entre el tradicional y el inglés, que es el que pretendía imitar, es decir, toda la competición a partido único y con todos, grandes y pequeños, en el bombo desde el primer momento.
Pero el modelo sigue sin convencer. Los grandes se quejan porque este sistema les ha dado más de un disgusto. Real Madrid, Barcelona y Valencia, entre otros, ya han tenido la experiencia de caer casi a las primeras de cambio antes clubes mucho más modestos. Los pequeños dicen que esto sigue siendo una ruina porque mientras que no les toque el "gordo" en el sorteo, es decir, el Barça o el Madrid, estamos en las mismas. Y la Federación también ha puesto caras raras al encontrarse con finales como Mallorca-Recreativo de Huelva o Betis-Osasuna, tan dignas como cualquiera pero que, no nos engañemos, cuesta "vender" (en todos los sentidos, o si no recuerden el episodio del año pasado, con Santa Mónica Sports y una final que un día antes no sabíamos si íbamos a poder ver por TV).
Este año, cuando todo está preparado para el sorteo de la primera ronda, se decide cambiar el formato y volver a la vieja costumbre de dejar exentos hasta octavos de final a los equipos clasificados para competiciones europeas, con el consiguiente enfado de los pequeños, que comprobaron cómo les volvían a torear.
Ahora bien, llegados a este punto nos plantamos en cuartos de final con F.C.Barcelona, Real Madrid, Valencia, Deportivo de La Coruña, Betis (vigente campeón)... es decir, lo nunca visto en los últimos años. Muchos se están frotando las manos ante una posible final Real Madrid-Barcelona, cuando todavía queda demasiada tela por cortar. Ahora estarán contentos los grandes y esta Federación pero ¿y el fútbol modesto, que debería ser precisamente el desvelo de este organismo?
Si echamos un vistazo al modelo británico nos encontramos con diversas circunstancias a tener en cuenta. Por ejemplo, los apuros del Arsenal para eliminar al Cardiff (del Championship, equivalente a la Segunda A española), los problemas del Chelsea (a falta de ocho minutos con gol de Gudjohnsen) para dejar fuera al Huddersfield, que milita en la League One (como la Segunda B española). Hasta la Football Conference, la Regional Preferente inglesa, hay que ir para encontrar al Burton Albion, que ha forzado un partido de desempate contra el Manchester United. Se habla y no se para de la eliminatoria entre el Luton Town (Championship) y el Liverpool: 3-5 con los golazos de Xabi Alonso que todos hemos visto incluídos. Al Tottenham le ha dejado fuera el Leicester (en puestos de descenso del Championship) mientras que el Fulham de Mohamed Al-Fayed mordió el polvo frente a un Tercera como el Leyton Orient (es un equipo aficionado, no es un tren aunque lo parezca).
En Escocia, el Clyde, de Segunda División, dejó fuera al Celtic de Glasgow, el día del debut de Roy Keane.
¿Qué Copa queremos? ¿Cuál es el modelo ideal? ¿Oportunidades para los modestos y mayor exigencia a los grandes? ¿o más posibilidades de una final entre dos ilustres? Por lo que se ve, el espectáculo no falta en el modelo británico. Creo que, nuevamente, se demuestra que son los que más saben de esto. ¿Qué pensáis?

8 comentarios:

pululante dijo...

Bastaría un comparativo de audiencias en radio y televisión entre las eliminatorias a partido único y las de doble partido para ver que las primeras dan más interés al aficionado.

Yo particularmente muchas veces escuchaba los "carruseles" en eliminatorias a partido único, y dejaba de hacerlo cuando pasaba a ser ida y vuelta. Este año sólo he leido las reseñas de la copa al día siguiente.

A doble partido es prácticamente seguro que pase el favorito. La duda es si pasará por paliza o con apuros.

Para mí el modelo de Copa debe ser a partido único. Y para motivar a los grandes a competir con todo, hay que darles un premio gordo: una plaza de Champions ya que en España tenemos 4 plazas.

Si la Federación se sigue empeñando en el doble partido y excluyendo a los grandes hasta octavos, ¿por qué no dan un paso más y van al modelo ACB de Copa sólo para los 8 primeros de la liga? Se ahorrarían gastos a los pequeños ya que ahora sólo luchan para llegar al premio gordo de jugar contra un Barsa o Madrid, como este año el Zamora. Sólo 1 entre ¿80? ¿100? ¿Y si le hubiera tocado el Betis (por ejemplo)? Eliminado también y sin premio gordo.

OBRADEK dijo...

Con lo de las audiencias se confirmaría que da más espectáculo el partido único porque creo que mucha gente hace lo que Pululante. No obstante, eso es sólo una parte del razonamiento de por qué debería ser la Copa a partido único.
En cuanto a lo del premio gordo para el campeón, la UEFA no permite otorgar un puesto de Champions al vencedor de la Copa, no lo permite a ningún país, independientemente del número de plazas que tenga. En cambio, sí da acceso a la Copa de la UEFA a través de competiciones que no son ni la Liga ni la Copa, como la Copa de la Liga (es un lío esto).
Creo que si se limitara la Copa a los 8 primeros de la Liga se pervertiría el espíritu de la competición. No olvidemos que la Copa fue el primer campeonato nacional entre clubes de fútbol que se creó, auspiciado por el entonces Madrid Football Club y con el apadrinamiento del Rey Alfonso XIII que cedió el trofeo (de ahí su nombre). Casi 25 años después se creó la Liga, cuyos equipos fundadores fueron los que habían ganado alguna vez la Copa del Rey hasta ese momento. Es decir, que la competición "elitista", por llamarla de algún modo, es la Liga. La competición "de todos" es la Copa. Gracias por tu comentario.

laaguja dijo...

En la Copa debería jugarse únicamente con jugadores nacionales. Y sin los que han comprado el pasaporte. En definitiva, aquellos que son mimbres para la selección española. Esta propuesta anduvo un tiempo dando vueltas por ahí, pero no se ha vuelto a saber nada más de ella. Supongo que por lo mismo que comentas: la falta de solidaridad. Así le va al fútbol nacional en las competiciones internacionales.

OBRADEK dijo...

Quizá tanto como sólo jugar con nacionales... Pero sí se podría, por ejemplo, obligar a jugar con un determinado número de fichas de jugadores seleccionables. En cualquier caso, creo que a la Copa le ha asestado un duro golpe la llegada de la Liga de Campeones. Antes, la Copa del Rey daba acceso a la Recopa, un plaza valiosa cuando sólo uno accedía a la máxima competición. Si además le ponemos trabas como la doble vuelta... Gracias por tu comentario.

laaguja dijo...

¿Trabas como la doble vuelta?

Si el interés de la Copa estaba en acceder a una máxima competición, como bien dices, los interesados en la doble vuelta serían los clubes con mayor presupuesto para asegurarse el acceso internacional. Precisamente los mismos que reniegan del partido único. Pensemos que "un segunda", en el hipotético caso de que ganara la Copa (que creo que no ha ocurrido nunca), tal vez no tuviera presupuesto para atacar una competición internacional.

No creo que los primeras vean la doble vuelta como una traba. La doble vuelta es más bien una traba para los equipos con menor presupuesto que quizá debieran renunciar a la competición internacional.

Pero en todo esto hay otro elemento de juicio a favor del partido único. Y es la sobrecarga de partidos tanto para los jugadores como para el calendario.

OBRADEK dijo...

Amigo aguja, creo que no me expresé bien. Las trabas eran para la atención y el atractivo de la Copa. Comentaba entonces que si al interés que ha perdido la Copa por todo lo que mueve la Liga de Campeones le añadimos la doble vuelta la terminamos de matar.
De acuerdo contigo en que los equipos grandes son los que prefieren la doble vuelta. Pero no olvidemos que los pequeños no buscaban en el sistema a partido único tanto como la gloria de ganar la Copa y acceder a Europa (que también) sino simplemente que la Copa no les costase dinero encima. Es lo que comentaba pululante: el "gordo" le toca a uno o a dos. Bien, ¿y el resto?
En España creo que no hay precedentes de equipos de Segunda que hayan ganado la Copa. El Castilla accedió a Europa después de la famosa final frente al Real Madrid, pero obivamente no cuenta por ser un filial de un equipo grande (es decir, descartados los problemas económicos). Pero sí ha habido casos y muy recientes en otros países. Recuerda los casos en Alemania del Unión Berlín (equipo aficionado) y del Alemannia Aachen (llegó a enfrentarse al Sevilla en una liguilla de la UEFA); en Inglaterra, el Milwall (con Dennis Wise aún de jugador-entrenador); en Francia, el Valenciennes. Ninguno de ellos se ha arruinado por ir a Europa.
Sería curioso, ahora que lo comentas, ver cómo se desenvolvería un Segunda español en Europa. Pero la Copa a doble partido es un obstáculo difícil de franquear. Gracias por el comentario y disculpa por la tardanza en contestar.

laaguja dijo...

Discúlpame tú por insistir (pero ya me has dicho en una ocasión que te gusta leer, jaja).

Veo que estamos de acuerdo, pero sí quisiera hacerte una puntualización al asunto de los desplazamientos por Europa, y es que estamos físicamente en una esquina. No sé qué coste puede tener ir a jugar un partido (¿30 billetes de ida y vuelta?) a Moscú.

Evidentemente si el segunda es el Eibar y tiene que ir a Burdeos, irán en sus coches (jaja). Un saludo.

OBRADEK dijo...

No hay problema en leer, en efecto. Jamás te cortes a la hora de hacer un comentario. Yo creo que el problema para un equipo de Segunda estaría en tener que jugar todos los años competición europea, lo que no se da. Pero esos gastos de un año excepcional se podrían compensar en parte por lo obtenido por los derechos de TV o las taquillas de los partidos. El problema para los modestos es que la Copa el Rey la disputan todos los años.